Caracola de espinacas al roquefort

Bienvenidos una semana más a todos nuestros seguidores y amigos!!

En esta ocasión queremos que degusteis, como lo hemos hecho nosotros, esta estupenda receta! Plato apto para vegetarianos y pensando en las ocasiones más especiales. Es una exquisita opción para los paladares más exigentes, a los que les gusta disfrutar de comida sana, sin dejar a un lado el sabor.

Es un pastel salado cuyo ingrediente principal son las espinacas, aderezadas con una suave crema de roquefort, pasas y piñones. Allá vamos!!

 

Ingredientes (para 6-8 personas):

  • 2 placas de hojaldre
  • 1 manojo de espinacas ( 1kg aproximadamente, o un poquito más)
  • 100g de queso azul
  • 100g de queso rallado enmental
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 nuez de mantequilla
  • 250ml de leche
  • 50g de piñones
  • 100g de pasas
  • 1 huevo
  • Orégano
  • 2 cucharaditas de semillas de sésamo negro
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen, sal y pimienta

 

Pasos para su elaboración

Lavar bien las espinacas y ponerlas a cocer durante unos 5 minutos. Escurrirlas muy bien, para que suelten todo el líquido.

 

Mientras tanto, en una sartén preparamos una bechamel. Primero tostamos las 2 cucharadas de harina en un poco de aceite. Añadimos poco a poco la leche, hasta formar una crema homogénea sin grumos.

Añadimos el queso rallado enmental, el queso azul, una nuez de mantequilla, removiendo hasta conseguir una suave bechamel. Salpimentamos y espolvoreamos con un poco de orégano bien picadito, al gusto.

 

Nuevamente en una sartén freímos los dos dientes de ajo finamente picados, y cuando cojan color, les incorporamos los piñones. Pasado un momento, añadimos las espinacas bien escurridas, y las pasas.

Rehogamos todo y le sumamos la bechamel de roquefort que hemos preparado con anterioridad. Tras una buena mezcla, obtendremos el relleno de nuestra caracola.

Extendemos las dos placas de hojaldre con el rodillo y cortamos cada una de ellas por la mitad, longitudinalmente, para tener 4 piezas.

Empezamos colocando en el centro y a lo largo de una de ellas, unas 3 cucharadas del relleno. Untamos de huevo los dos extremos cortos y uno largo.

 

Envolvemos el relleno en el hojaldre, formando un rulo alargado que cerraremos con la parte del hojaldre untada, solapándola sobre la parte que no lleva huevo, y comprimiendo ligeramente para que no se escape el relleno.  Cerramos las puntas presionando y untándolas con huevo.

 

Sobre una fuente redonda untada en mantequilla, o una bandeja con papel de horno, colocaremos el primer rulo enroscándolo.

 

Repetimos la operación con las otras 3 piezas de hojaldre que nos quedan, empalmando una con otra con los extremos untados de huevo. Al final tendremos formada una espiral que llamamos caracola.

 

Untamos de huevo y espolvoreamos abundantes semillas de sésamo negro.

 

Precalentamos el horno a 180 grados y horneamos durante unos 30 minutos aproximadamente, hasta que dore. Retiramos del horno y dejamos enfriar un rato para que adquiera mayor sabor.

Como veis es una receta muy apetecible y original! Animaros!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s